Donde deben estar las catedrales
Severino Salazar

Donde deben estar las catedrales

Precio habitual $ 350.00 $ 0.00 Precio unitario por

Severino Salazar, Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA)-Editorial Katún, S.A., primera edición, 1984, Colección Premio Nacional de Bellas Artes de Literatura, Serie Narrativa 1 (Premio Bellas Artes 1), 128 páginas, rústica, buen estado. #elarbollibreriadeuso

"Severino Salazar nació en Zacatecas en junio de 1947. Estudió Letras Modernas en la Facultad de Filosofía y Letras (UNAM) y Swansea University. Asistió al taller de redacción de Juan José Arreola. Ha publicado algunos cuentos en el boletín informativo de la ENEP-Aragón. Obtuvo el Premio "Juan Rulfo" para primera novela, por su libro Donde deben estar las catedrales.

Este galardón fue otorgado por el INBA y el gobierno de Sonora, a través de la Casa de la Cultura de Hermosillo, y el jurado fue integrado por María Luisa Mendoza, Mempo Giardinelli y Dolores Bravo quienes premiaron por unanimidad esta obra por su excelente estructura, originalidad de su idea y su aura poética". Contraportada de la primera edición.

En Donde deben estar las catedrales se vislumbra ya el horizonte de lo que constituirá la totalidad de la obra y obsesiones de Severino Salazar. La imagen de la catedral se repite insistentemente a través de su narrativa. El gusto de Salazar por los ambientes góticos y "extraños" se hace patente a lo largo de esta novela mediante personajes excéntricos que pueblan la fauna de Tepetongo, el pueblo del que son originarios. Aunados a estos seres resaltan los símbolos alrededor de los cuales gira la trama de la novela: la cebolla, el espejo, el caracol de mar, los pájaros ciegos, el loro, la tierra y la luna... De esta manera y a partir de esta novela matriz con la que el autor obtuvo en 1984 el Premio Juan Rulfo para primera novela, la catedral se convierte en el gran símbolo de una obra de ficción que, a decir del narrador, refleja en qué medida "el mundo es un lugar extraño", como lo seguirá explorando Severino Salazar en su obra posterior. Hernán Lara Zavala.


Compartir este producto